TEMAS DE  educación especial
Volver a Índice

PROCEDIMIENTOS DE APRENDIZAJE ESTRUCTURADO: UNA ESTRATEGIA METODOLÓGICA PARA ABORDAR LOS PROBLEMAS GRAVES DE CONDUCTA.

  Maribel Bernabeu Guerrero
Centro de Recursos de Autismo y otros Trastornos del Desarrollo.
C.E.E. para niños autistas "LAS BOQUERAS" Murcia (España).
paranino@centros6.pntic.mec.es


1. INTRODUCCIÓN

El adolescente con habilidades deficientes elabora un modelo de clasificación de tres categorías: agresividad, retraimiento e inmadurez.

La agresividad supone un modelo de problemas conductuales que incluye el comportamiento agresivo, tanto verbal como físico, asociado a una carencia en las relaciones interpersonales con los padres y profesores. Refleja conductas específicas como: combatividad, desestructuración, destructividad, crueldad, llamar la atención, bajos niveles de sentimiento de culpabilidad, etc Lo esencial en este modelo es una agresividad antisocial activa que se traduce en conflictos con los padres, compañeros e instituciones sociales.

La forma de abordar esta situación es a través de procedimientos perceptivos, el aprendizaje estructurado, diseñado específicamente para aumentar las conductas prosociales, interpersonales, de planificación y de manejo del estrés del adolescente agresivo, retraído, inmaduro y del normal con retraso evolutivo.

La idea consistiría en elaborar un programa de aprendizaje orientado hacia el entrenamiento en habilidades funcionales deseadas, que no las presentan en su repertorio conductual, pero que se pueden enseñar. Dichas tareas debe dominarlas el adolescente en todos los lugares en los que convive y dominar una serie cada vez más compleja de problemas personales e interpersonales:

¨ El amor, el sexo y la relación con los superiores requiere determinadas habilidades sociales. Ejemplo: mantener una conversación, saber escuchar, integrarse a un grupo, etc
¨ Habilidades afectivas como resolver el miedo, expresar afecto, comprender los sentimientos de los demás, etc
¨ Habilidades útiles para afrontar el estrés como resolver la vergüenza, prepararse para mantener una discusión difícil, enfrentarse al fracaso, etc
¨ Las obligaciones en la escuela requieren ciertas capacidades, en especial, las de palnificación (fijar objetivos, recoger información, tomar decisiones...), afrontar las presiones grupales (de los compañeros) y seguir las instrucciones de las autoridades (maestros, director...).

Para muchos adolescentes, las demandas a las que se ven sometidos incluyen la habilidad para manejar la agresividad propia y la de los demás. En estas situaciones deben aprender a dominarse, es decir, el autocontrol, la capacidad de negociación y el enfrentamiento a las presiones del grupo.

Los enfoques del tratamiento y el adiestramiento son dos:
1. Psicoterapia Individual: para adolescentes muy ansiosos.
2. Psicoterapia Grupal: para adolescentes mayores y con más orientación personal y social.

Por otro lado, los programas de modificación de conducta más efectivos incluyen:
a) Un componente de enseñanza diseñado para introducir la conducta deseada en el repertorio del adolescente (modelamiento, moldeamiento).
b) Un componente incentivador que motive al alumno (economía de fichas, contrato conductual...).
c) La entrega de un refuerzo contingente a la conducta deseada.

El objetivo general del Aprendizaje Estructurado es aumentar la capacidad de aprendizaje y, en consecuencia, llevar una vida más efectiva y satisfactoria. En una sesión típica se enseña a los asistentes en que consiste una conducta competente, se les da oportunidad para que ensayen lo que han visto, se les suministra una retroalimentación sistemática, en relación con el rendimiento, y se les anima, de varias formas, para que utilicen sus nuevas habilidades.

El Aprendizaje Estructurado debe incluirse en las áreas relacionadas con el desarrollo personal e interpersonal del alumno, en temas como la droga, el alcohol, la familia, los amigos, etc Así mismo, las actividades pueden consistir en decir cosas que nos gusten del colegio y cosas que no; o aquello que nos interesa fuera del colegio.

El objetivo es enseñar y aprender habilidades útiles para el trato con la gente, con los sentimientos, con la cólera, hacer frente a situaciones difíciles, aprender a planificarse y sentirse más cómodos en diferentes situaciones:
· Llevarse mejor con los padres.
· Profesores y amigos.
· Ayudar a no meterse en líos.
· Expresarse mejor con los adultos y con otras personas que no te entiendan.
· Expresar cosas que nos han disgustado sin quedarnos sin aliento.
· Establecer las normas del grupo: Confianza en el grupo, no contar lo que allí sucede, escuchar, pedir la palabra para hablar, respetar el turno, asistir, ser puntuales, respetar el espacio donde se está, así como a las personas; no se debe comentar en voz baja, se puede decir todo con educación y en voz alta cuando toque su turno...
· Prometer refuerzos materiales para los que cooperen.
· Aprender a responder preguntas y prestar atención.


2. PROCEDIMIENTOS E INSTRUMENTOS ESPECÍFICOS PARA SELECCIONAR Y ORGANIZAR UN GRUPO

Este procedimiento se puede aplicar en un aula, no numerosa, en un área que trabaja el desarrollo personal e interpersonal; por ejemplo, en las horas de tutoría.

El número óptimo de un grupo es de 5-8 alumnos y 2 coordinadores. Los mejores resultados se obtienen cuando el grupo pertenece a un entorno social parecido.

Es importante tener en cuenta:
¨ El coordinador debe elegir por orden de prioridad, y como punto de partida las habilidades que aparecen como deficientes en el mayor número de alumnos.
¨ El entrenamiento debe tener una frecuencia de, al menos, una vez por semana (es preferible dos veces por semana).
¨ Cada sesión ha de centrarse en la enseñanza de una habilidad:
1. Hay que incluir una secuencia de modelamiento.
2. Varias representaciones de papeles.
3. Proponer tareas para realizar en casa.
¨ La duración de las sesiones será de 20 minutos a 1 hora, según el nivel de atención.

Las actividades de la representación de papeles y de la retroalimentación, constituyen la mayor parte de una sesión. Consiste en una serie de secuencias de acción y reacción, en las que las habilidades correctas son ensayadas (representación de papeles) y, posteriormente, evaluadas (retroalimentación). Por lo tanto, el coordinador debe dirigir y observar.

Es aconsejable preparar a los alumnos individualmente, antes de la primera sesión en grupo, motivándolos para que asistan y participen en el grupo y, además, dándole explicaciones de las actividades que allí se realizarán.

Los métodos incluyen:
* Describir los objetivos del grupo y su relación con los déficits en habilidades específicas del adolescente en cuestión. Por ejemplo: ¿Te acuerdas cuando te peleaste con Juan y te castigaron durante una semana? Pues, en esta clase, aprenderás cómo evitar este tipo de problemas para que no te tengan que castigar.
* Mencionar con brevedad y de modo general los procedimientos que se utilizarán en estas habilidades grupales. Por ejemplo: para aprender a resolver este tipo de situaciones vamos a ver y a oír, algunos casos de otros chicos, y luego, por turnos, vosotros mismos haréis aquí lo que habéis visto. Después, os diremos como lo habéis hecho y os daremos la oportunidad para que lo practiquéis sólos.
* Comentar los beneficios que él puede obtener con la participación en estas actividades grupales, aclarando que el grupo ayudará al alumno en temas específicos de la escuela, de la casa y con los compañeros.
* Mencionar las recompensas materiales o simbólicas (como puntos o créditos, algún tipo de salidas o viajes, o suprimir estas actividades por alguna asignatura) que obtendrán por su participación.
* Utilizar la relación que hay entre el coordinador y el alumno para promover la cooperación. Por ejemplo: pedirle que lo intente, y decirle que podrá resolverlo.
* Los jóvenes deben tener claro que en el grupo no se obligará a nadie y que se respetará el carácter confidencial de lo que allí se haga o se diga. Lo importante es el compromiso verbal del joven, que intentará participar en dichas actividades, así como el asumir las normas que se establezcan en el grupo y entre el grupo.
* Indicar los déficits en las habilidades particulares que el adolescente pueda reconocer como propias y aclarar que se pueden superar mediante el trabajo grupal.


3. LAS SESIONES DEL APRENDIZAJE ESTRUCTURADO

3.1 El escenario o contexto

El Aprendizaje Estructurado se llevará a cabo en un escenario parecido al entorno cotidiano de los participantes y amueblado de forma similar, así será más factible la generalización.

La distribución de los asientos en forma de herradura, suele funcionar. Detrás de uno de los actores puede estar la pizarra donde se anotan los diferentes pasos a seguir de la habilidad que se trabaja en ese momento. El coordinador irá indicando cada uno de los pasos de su representación.

3.2 La sesión inicial

La primera sesión se dedicará a estimular el interés del alumno en el grupo y se dará más información sobre lo que se pretende con estas sesiones.

Los instructores abren la sesión con un breve periodo de familiarización, con la finalidad de que los jóvenes se sientan cómodos con ellos.

Luego, los coordinadores describen con brevedad lo que es el aprendizaje de habilidades: hablar de la importancia de las habilidades interpersonales para llevar una vida satisfactoria, ejemplos de habilidades que se enseñarán y su utilidad en la vida cotidiana.

También es necesario describir los procedimientos específicos del tratamiento (modelamiento, representación de papeles, etc.) de forma que todo el grupo pueda entenderlos con facilidad.

3.3 Técnicas de Aprendizaje

Destacan: modelamiento, representación de papeles, retroalimentación, generalización del adiestramiento y tareas para casa. Paso a describir las dos primeras:

Modelamiento

El modelamiento consiste en presentar una serie de escenas en vivo ( o en vídeo), representadas por los coordinadores u otras personas; Aunque pueden intervenir a veces los alumnos. Pero antes de que empiece esta clase se debe haber ensayado las escenas para asegurarse de que los pasos de la actuación se siguen correctamente y en la secuencia adecuada.

El contenido a seleccionar debe ser acorde con las experiencias inmediatas de los componentes del grupo, es decir, debe estar relacionado y hacer referencia a su realidad.

Además, como mínimo se deben presentar dos modelos por cada habilidad, de manera que se expondrá su empleo en diferentes situaciones, es decir, dos ejemplos diferentes.

Los coordinadores planificarán sus papeles y sus posibles respuestas, ensayándolas en la preparación de la clase.

Las directrices que hay que tener presentes en el desarrollo de las situaciones de modelamiento son:
1. Utilizar por lo menos dos ejemplos en cada demostración de una habilidad.
2. Seleccionar situaciones que estén relacionadas con la vida real del alumno.
3. El actor principal, es decir, la persona que representa la conducta deberá parecerse por edad, nivel socioeconómico, habilidad verbal y otras características destacadas, a los demás adolescentes que componen el grupo.
4. Todas las representaciones deberán mostrar resultados positivos. Siempre se reforzará al modelo que está utilizando la habilidad de forma correcta.
5. Las presentaciones de los modelos seguirán todos los pasos de la conducta que se está reproduciendo en la secuencia adecuada.
6. Las presentaciones han de describir sólo una habilidad cada vez. (Todos los contenidos ajenos a la cuestión se eliminarán). Antes de cada actuación del modelo, se distribuirán las fichas de habilidades con el nombre de la habilidad que se está enseñando y los pasos a seguir en la conducta representada. Se comunica al grupo que deben observar y escuchar atentamente la forma en que los modelos reproducen la habilidad. Hay que ayudarles a que identifiquen los pasos a seguir a medida que se van presentando dichos pasos en las escenas.
7. Recordarles que a veces los actores pensarán algo en voz alta para que ellos lo piensen en silencio, esto se emplea para facilitar el aprendizaje.

Representaciones de papeles

Después de la técnica de modelamiento, la discusión se centrará en la relación entre la habilidad presentada y la vida de los alumnos.

Por ello, se les invita a que comenten los pasos seguidos en la representación de la conducta y su utilidad en la vida real (situar la cuestión en el presente y en el futuro, no en el pasado, ni en generalidades). Se seleccionará para la representación de papeles una hipotética situación futura.

Es necesario elegir como actor principal al adolescente que haya descrito una situación de su vida, en la que el empleo de la habilidad podría haberles servido de gran ayuda. El mismo designará a un segundo alumno, para desempeñar el papel de una persona importante.

Cabe destacar que el actor principal siga los pasos conductuales que ha reproducido el modelo. Antes de empezar con la representación, el coordinador debe repasar cada uno de los pasos que se van a realizar en la representación (ayudar así, al actor principal para que los resultados sean acertados).

En fichas, y en la pizarra se anotarán los pasos conductuales de la habilidad que se va a trabajar en esa sesión.

El coordinador indicará las funciones y las responsabilidades de los participantes. El actor principal ha de seguir los pasos de las conductas señaladas y el resto debe observar con cuidado todo el procedimiento de la representación.

Es importante enseñar a los observadores a qué cosas deben prestar atención: el tono de voz, el contenido de lo hablado, la forma de expresarlo, la postura que adopta, etc.

El coordinador debe ayudar al actor principal a seguir los pasos conductuales. (A la vez que se les señala a los observadores la conducta que se está trabajando).

Esta técnica se desarrolla hasta que todos los adolescentes hayan representado el papel de actor principal. Siempre y cuando el tiempo lo permita, o no se aburran y quieran participar, sin tener que obligarles excesivamente.

El último paso de esta estrategia metodológica sería la generalización de las diferentes habilidades sociales, aprendidas en las sesiones de aprendizaje estructurado, que intenta ser una herramienta que nos ayude a abordar los problemas de conducta desde una perspectiva que crea en la posibilidad de cambio de algunos comportamientos que presentan estos alumnos y que dificultan su desarrollo personal y social.


BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

- " Entrenamiento de las habilidades sociales". J.A.Kelly. Biblioteca de psicología.
- "Tratamiento de la conducta antisocial en la infancia y la adolescencia". A.E.Kazdín. Editoral Martínez Roca.
- "Habilidades sociales y autocontrol en la adolescencia. Un programa de enseñanza". Goldstein,Sprafkin,Gershaw,Klein.Ediciones Martínez Roca .
- "Programa de enseñanza de habilidades de interacción social (PEHIS). Mª Inés Monjas Casares. Editorial CEPE.
- "Conducta antisocial". Alan E. Kazdín. Editorial Pirámide.
- "Las habilidades sociales en la escuela.Una propuesta curricular". Antonio Vallés Arándiga y Consol Vallés Tortosa. Editorial EOS.


©2001. Mª Isabel Bernabeu Guerrero.
Maestra-coordinadora del Centro de Recursos de Autismo y
Otros Trastornos del Desarrollo del Colegio Público de
Educación Especial para niños autistas... "Las Boqueras" de Murcia (España).
paranino@centros6.pntic.mec.es

Artículo reproducido con autorización.
Los artículos y documentos aquí publicados o referenciados son propiedad de sus autores, por favor no los reproduzca con fines lucrativos o comerciales sin permiso de los mismos.

 

[Volver al comienzo de la página]

[ Temas de Educación Especial ] [ Índice de Recursos ] [ Novedades ] [ Cursos y Congresos ] [ Correo-e ]


Temas de Educación Especial. http://paidos.rediris.es/needirectorio/tema.htm
NEEDirectorio: Necesidades Educativas Especiales en Internet.
Equipo Tecnoneet/Comunidad Virtual de Paidología (Murcia, Spain).

Content-Disposition: form-data; name="camino" needirectorio